sábado, 12 de julio de 2008

Monasterio

Es un caserío que pertenece al partido de Chascomús, provincia de Buenos Aires. La mayoría de los visitantes que lo conocen pasan obligatoriamente por allí para llegar hasta la laguna La Salada, por lo tanto la mayoría son pescadores.

Desde la ruta nacional 2 puede verse el cartel indicador, apenas se pasa unos 30 kms.la ciudad de Chascomús. Como la mayoría de las poblaciones al borde de las rutas, resultan familiares por el nombre, pero son pocos quienes se detienen a visitarlas, algo por demás lógico cuando se tiene un destino predeterminado.
Este plano indica adecuadamente, como hay que entrar desde la ruta (Autovía) 2.


Cuando de cruzan las vías del ferrocarril puede observarse la pequeña estación.

Siempre por camino de tierra se llega al caserío, donde resalta el almacén La Querencia
y la Sociedad de Fomento de Las Yucas.
Una vez que se pasa el caserío hay que hacer unos 7 kms.para llegar a la laguna La Salada, de unas 500 hectáreas con profundidad máxima de 3 mt.
El acceso principal es por un camping, se paga una entrada accesible y se puede ingresar. Si se llega tarde en fin de semana es difícil conseguir bote, por lo que habrá que conformarse con la pesca desde la orilla.
Es posible capturar las especies tradicionales de esta zona: Tarariras, pejerreyes, bagres y los nunca deseados dentudos.
El sector de juncos en el centro de la laguna y en algún sector de la orilla, es según algunos expertos pescadores, el preferido por el pejerrey.
La orilla se presta ideal para matar el hambre del día con un buen asado, ya que como en todo día de pesca, a veces hay suerte y a veces no, por lo que no es aconsejable comer pescado fresco como primera opción. También es recomendable llevar una bolsa de carbón debido a que la leña en el campo no abunda.

Después de una lluvia es conveniente consultar sobre el estado del camino, ya que el mismo para llegar a la laguna es de tierra, aunque hay huella bien marcada.

Como para no olvidarse de donde uno se encuentra, basta dar vuelta la mirada para observar la inmensidad del campo, con sus isletas de árboles introducidos, producto de la colonización del hombre.
Por ahora, la principal atracción para el visitante de Monasterio parece ser su cercana laguna, ya que el caserío es pequeño y parece tranquilo, como muchos de los que salpican la pampa argentina.

El plano fue tomado del sitio
http://www.irapescar.com/lasaladademonasterio/index.html