domingo, 13 de mayo de 2007

Tonolec, música étnica y algo más…

Formado por un dúo de músicos chaqueños, Charo Bogarín (voz melódica, fuerte) y Diego Pérez (compositor), que ensayaban en un garage de Resistencia; enviaron un trabajo a Europa, ganaron el concurso internacional (de MTV), fueron recibidos por Gustavo Santaolalla, y generaron una música original, fusionando la música electrónica con lo que quedo de la música toba tradicional.

El trabajo con el Coro Chelaapí tomó casi dos años, salió el disco Tonolec (2005). La palabra es el nombre del caburé, el ave autóctona que puede hipnotizar animales según las leyendas.

Vale la pena reproducir un párrafo de la nota de la revista Ñ (12/05/07 pág.19) cuando Diego cuenta el acercamiento al Coro: “…estábamos en líneas de tiempos diferentes. Llegamos con los micrófonos inalámbricos, el minidisk, las cámaras y ahí era todo tan íntimo y tan privado que no tuvimos el valor de sacar las cosas del bolso…era un encuentro musical que tenía más que ver con mantener viva una tradición que con el ejercicio de hacer música…”

Las letras hablan (en lengua toba y español) del bosque perdido, el indio toba y el lamento por la pérdida de la antigua comunión con la naturaleza. La música mezcla la infinidad de sonidos electrónicos con instrumentos tobas como el tambor copac, las pezuñas de guazuncho y el n´vique (violín de una sola cuerda)

Es música autóctona, pero tal vez, y en el buen sentido, se la puede inscribir en la corriente World music. Según Diego Manso de la revista Ñ, en oportunidad de una entrevista a Marisa Monte (24/03/2007 pág.36), describe a esta corriente como: “…un concepto que domestica las músicas tradicionales hasta reconciliarlas con el buen gusto estándar del mercado global…”. Y no está mal, muchas veces para poder mostrar algo o entrar en un circuito, es necesario adaptarlo a las coyunturas gobernantes.

Lo cierto es que rescatan las tradiciones orales de una etnia que gradualmente es engullida por las diferentes escalas que fue tomando el monstruo globalizador (desde la conquista). El esfuerzo de la interacción es visible. Recopilaron material histórico y además del coro, trabajan con comunidades (como la de Derqui, Pcia.de Buenos Aires) incluso afincadas lejos del Chaco.

Tonolec, la mayoría de las veces, hace sus presentaciones con el Coro Chelaapí, y muchos de sus recitales son gratuitos.

En http://www.tonolec.com.ar/ se pueden ver fotos, escuchar algo de música, la biografía o presentaciones y reportajes.