sábado, 5 de mayo de 2007

Tren de Puno a Cuzco

El viaje entre ambos destinos se realiza en unas 10 horas, con un andar lento, y en algunos tramos (La Raya, 4319 m.s.n.m), pasando los 4000 metros de altura sobre el nivel del mar.


El tren se balancea mucho y el traqueteo por momentos es agotador; a pesar del paisaje del Altiplano, entre verdes valles y ríos, solitarios pastores y llamas, y elevados picos nevados.

Varias veces, algunos vagones se desenganchan y la locomotora continúa, por lo cual hay que esperar varios minutos hasta que la locomotora (una vez tomado conocimiento del percance) regrese y vuelva a enganchar los coches rezagados.

El momento de distracción favorito de los jóvenes turistas europeos es ese traqueteo, y saltar de vagón en vagón, teniendo en cuenta que la distancia entre los mismos (no hay manga protectora) y el vaivén excesivo resulta algo que no se observa en ningún lugar de Europa.

NOTA: la experiencia de este viaje fue hace 9 años. Tal vez la locomotora ya no se desenganche.