sábado, 11 de abril de 2009

Amazonia perdida. El viaje fotográfico del legendario botánico Richard Evans Schultes

Amazonia perdida. El viaje fotográfico del legendario botánico Richard Evans Schultes. Por: Wade Davis


El Banco de la República de Colombia ofrece una exposición fotográfica apasionante, relacionada a la vida aventurera y el romanticismo de principios del siglo XX que impregnaba a algunos investigadores y exploradores.



Fotografía: Banco de la República
Niños macuna en las cataratas del río Yayacopi. Río Apaporis, febrero de 1952 “Todos los jóvenes aprenden de los viejos o directamente de los payés las historias que hablan de la creación de las numerosas cascadas y rápidos que existen en los ríos de la Amazonía colombiana. Cada catarata tiene su propio mito de creación. Con frecuencia, mientras carga su canoa alrededor de los rápidos, un joven recita a sus compañeros de menor edad lo que ha aprendido de sus mayores”. Richard E. Schultes, Vine of the Soul.


Aquí el resumen de la exposición por el Banco de la República:

Richard Evan Schultes (1915–2001) fue sin duda el más grande etnobotánico del siglo XX y quien abrió al mundo la puerta del estudio de las plantas alucinógenas con criterio científico y alma de explorador del siglo XVI. Eminente profesor de Harvard y autor de numerosos libros, Schultes llegó a Colombia en 1941 después de perseguir la planta de peyote en México. Se internó en la Amazonia colombiana donde por más de 12 años cartografió ríos que no figuraban en los mapas, clasifico más de 2.000 plantas y convivió con decenas de tribus, estableciendo con ellas una relación de alumno-maestro que le permitió entender las plantas en su contexto humano.
Las 40 fotografías en blanco y negro que captan tanto la exuberancia de los paisajes vistos durante sus recorridos como la profunda empatía que mantuvo con los habitantes indígenas de estas regiones fueron publicadas en el libro The Lost Amazon, editado por Chris Murray, fundador y director de Govinda Gallery (Georgetown), y publicado en 2004 por la editorial Chronicle Books. La exposición incluye además los diarios en los que Schultes hacía sus notas de campo, que hoy se guardan en la biblioteca de manuscritos de la Universidad de Harvard, y la querida camera Roliflex convertida en mito por los propios textos de Schultes y Davis.
Wade Davis, actual explorador residente de la National Geographic Society y alumno de Schultes, escribió sobre él un libro, El Río, en el que se entrecruzan dos relatos: en uno de ellos está la biografía de Schultes y su recorrido por el Amazonas; en el otro relata sus experiencias de viaje en la misma zona en compañía de Tim Plowman, discípulo predilecto de Schultes.
Davis es antropólogo, explorador botánico, recibió su doctorado en Etnobotánica en la Universidad de Harvard, pasó más de tres años en el Amazonas y en los Andes realizando estudios botánicos en quince comunidades indígenas de ocho países de América Latina y ha recopilado colecciones botánicas con una totalidad aproximada de 6.000 ejemplares. Además de El Río, ha escrito libros de gran difusión como La serpiente y el arco iris (1986), Passage of darkness (1988), Shadows in the sun (1992) y The clouded leopard (1998).
Las fotografías tomadas durante años por Schultes, seleccionadas y comentadas por Davis, conforman la exposición La Amazonía perdida: el viaje fotográfico de Richard Evans Schultes, que el Banco de la República y el Smithsonian se complacen en presentar en Leticia del 15 de enero al 23 de febrero y en Bogotá del 11 de marzo 5 de mayo de 2009.



Fotografía: Banco de la República
Jirijirimo.
Río Apaporis, septiembre de 1943 “En el largo túnel encerrado entre acantilados y
extrañamente silencioso por el que deben pasar las aguas del río Apaporis…, se encuentra, esculpido a lo largo de los siglos por la naturaleza, el rostro de un dios. Jirijirimo es un lugar sagrado para los indígenas taiwanos, que consideran que la escultura fue puesta allí por los dioses para indicarles que todavía estaban a cargo de las aguas y que este pasaje era especialmente sagrado para ellos”. Richard Evans Schultes, Vine of the Soul


Fotografía: Banco de la República
Madre
cubeo bañando a su bebé. Río Apaporis, sin fecha “Para los indígenas los ríos no son sólo rutas de comunicación y transporte. Son los caminos que sus antepasados recorrieron al comienzo de los tiempos”. Wade Davis, The Lost Amazon.


Fotografía: Banco de la República Madre cubeo y su hijo con un árbol de caucho. Vaupés, sin fecha. Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, se volvió urgente descubrir nuevas fuentes de caucho, una materia prima vital para la industria. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos envió a Richard Evans Schultes al Amazonas para que hallara e identificara árboles de caucho resistente a las plagas y altamente productivo. Esta búsqueda lo mantendría en la selva por más de una década.


Para ver algunas de las extraordinarias fotos en blanco y negro sobre la exposición Amazonia perdida. El viaje fotográfico del legendario botánico Richard Evans Schultes:


http://www.semana.com/galeria-nacion/amazonia-perdida/418.aspx